Revistamonos del Espiritu del Servicio

Servir a Dios es uno de los principios más importantes de la fe cristiana, ya que se espera que los creyentes sirvan a la iglesia con un espíritu alegre. Debemos servir al Señor, nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y en todo ser devotos a Él. Ministrar a Cristo a otros para que Jesús pueda ser reproducido y crecer en las personas es el servicio más elevado tanto para Dios como para el hombre.

Anuncios