¿TENEMOS MOTIVOS PARA SER AGRADECIDOS?

La gratitud debe movernos siempre a servirnos los unos a los otros.

 

Todos hemos tenido experiencias con personas a quienes hemos ayudado cuando pasaron por alguna necesidad, pero por alguna razón no se tomaron el tiempo de darnos las gracias. Dios a través de Su Palabra nos enseña que debemos ser agradecidos en todo momento y en cualquier circunstancia (más aún cuando se trata de recibir algo). A veces olvidamos agradecer a aquellos que nos ayudan día a día como nuestros padres, hijos o nuestro cónyuge.

Quiero empezar por definir la palabra gratitud que significa “sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”. A veces perdemos esta estima hacia los demás.

Lo más grave es que a veces se nos olvida lo que Dios ha hecho por nosotros al rescatarnos de la maldición del pecado y justificarnos cuando éramos pecadores, limpiarnos de nuestras enfermedades y quitar nuestras dolencias. En resumen, todas las bendiciones que Él nos ha dado.

Te compartiré siete actitudes de gratitud que deberíamos adoptar en nuestra vida para poder corresponder las bendiciones de Dios.

1. SEAMOS AGRADECIDOS EN TODO MOMENTO
Veamos los siguientes pasajes que aclaran estos puntos:

“Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos” (Col. 3:15 Reina Valera Revisada 1960).

De acuerdo a lo que mencionamos anteriormente Dios nos llama a llevar una vida de gratitud hacia Él. En el verso 17 de la misma carta a los Corintios dice: “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Col. 3:17).

No debemos dar las gracias solo por algunas cosas. Dios nos exhorta a ser agradecidos en todo lo que hacemos e inclusive por las cosas de las cuales hemos llegado a quejarnos como el trabajo, el coche, los hijos, el cónyuge, la suegra, entre otras.

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís” (Col. 3:23-24).

De esta manera debemos servirnos unos a otros, haciendo nuestras obligaciones y responsabilidades porque al Señor servimos. Ahora ¿qué camino tomamos cuando nosotros no somos agradecidos? Veamos el siguiente pasaje: “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido” (Rom. 1:21).

“DEBEMOS VALORAR Y TRABAJAR COMO SI ÉL FUERA NUESTRO JEFE.”

Es importante que nosotros agradezcamos a Dios por todas las cosas que tenemos porque las tenemos por Él. Debemos valorar y trabajar como si Él fuera nuestro jefe. De esta manera nuestra vida le dará gloria porque estaríamos reconociendo que nuestras capacidades y talentos provienen de Él. De lo contrario estaríamos corriendo un riesgo pensando que las cosas las hemos ganado por nuestra propia capacidad y daríamos lugar a pensamientos vanos y egoístas a nuestra vida.

2. TENGAMOS GRATITUD PORQUE DIOS NOS ESCUCHA
“DIOS NOS ESCUCHA LOS 365 DÍAS DEL AÑO Y ES OTRO DE LOS MOTIVOS POR EL CUAL DEBEMOS ESTAR AGRADECIDOS.”

Hay muchos versos en la Biblia en donde Dios nos enseña que Él está atento al clamor de Su pueblo (oración). ¿Crees que el Señor Jesús te escucha? La verdad es que Dios nos escucha los 365 días del año y es otro de los motivos por el cual debemos estar agradecidos. Veamos una ilustración en el evangelio de Juan: “Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído” (Jn. 11:41).

Jesús estaba seguro de que el Padre había escuchado su petición. Tú y yo debemos tener la misma seguridad de que el Padre nos escucha y está atento a nuestras necesidades. En el siguiente verso dice: “Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado” (Jn. 11:42).

Con esto afirmamos que si tú crees en Dios entonces debes tener la seguridad de que Él te escucha y debes estar agradecido por esta bendición.
3. TENEMOS QUE SER AGRADECIDOS CON AQUELLOS QUE NOS AYUDAN
Si tenemos problema para agradecerle a Dios seguramente también tenemos problemas para agradecer a otros. Tenemos que ser agradecidos con las personas que nos ayudan; dar gracias a Dios por ponerlos en nuestras vidas para aconsejarnos, acompañarnos y brindarnos confianza.

En el siguiente pasaje podemos ver una actitud de agradecimiento del Apóstol Pablo hacia sus amigos (Priscila y Aquila) que habían expuesto su vida por él: “Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, que expusieron su vida por mí; a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles” (Rom. 16:3-4).

Ahora les cuento una experiencia. Hace unas semanas compré unos lentes, pero tuve que ir tres veces a la sucursal porque la primera y la segunda vez que fui no me los graduaron bien, cuando me quedaron bien finalmente fui a recogerlos. Posteriormente le hablé a la persona que me estaba atendiendo para agradecerle. Ella se quedó sorprendida porque pensó que mi llamada era para una queja. Sin duda debemos seguir marcando la diferencia. Tenemos que dar gracias por todo lo que tenemos y lo que hacen por nosotros. No solo con las personas que conocemos sino con todos los que están a nuestro alrededor.

4. TENGAMOS GRATITUD POR LA VICTORIA
“Más gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Cor. 15:57).

La victoria que Dios nos da es otro de los puntos por la cual debemos estar agradecidos. Sin duda nosotros somos incapaces de pelear con el enemigo pero para ello Cristo peleó por nosotros. “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” (1 Pe. 2:24).

“ÉL TE HA DECLARADO VENCEDOR.”

¿Por qué no declaras la victoria que Dios te ha dado? Comienza dándole gracias por la sanidad que estás esperando, por la restauración de tu casa, por la provisión. Él te ha declarado vencedor y debemos estar agradecidos por esto.

“Ahora, Más a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento” (2 Cor. 2:14).

5. TENGAMOS GRATITUD POR TODAS LAS COSAS
¿Estás apunto de quejarte por algo? ¿Por qué no empiezas dando gracias a Dios por lo que tienes? La Biblia nos dice: “dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Ef. 5:20).

No debemos perder el enfoque de la gratitud, porque entonces viviremos con un peso y carga.

“Dad gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tes. 5:18).

6. NUESTRAS PETICIONES DEBEN ESTAR ACOMPAÑADAS DE GRATITUD.
Cuando hables con Dios pidiendo por una necesidad, tu oración no solo debe enfocarse en “cumple mi deseo”, tiene que ir de la mano con acción de gracias. Veamos el siguiente pasaje: “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;” (Col. 4:2).

Tenemos que apartar un tiempo para Dios dando gracias. Hay tantas cosas por las cuales podemos estar agradecido con Dios. Por ejemplo, el simple hecho de que hoy despertamos y tú estás leyendo estas palabras es un motivo para poder darle gracias a Dios.

7. LA GRATITUD NOS DEBE MOTIVAR A SERVIR A DIOS
Veíamos en el principio que la gratitud nos obliga a estimar y valorar los beneficios que se nos ha hecho y corresponder a ese beneficio de alguna manera. La gratitud nos debe mover a servirnos unos a otros.

“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; (Hb. 12:28).

El servicio debe empezar en nuestra casa agradando a Dios con temor y reverencia, honrando Su Palabra y Sus mandamientos.

 

Tomado de Jovenes de Brisa

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: